Domingo de Pascua con Frases de semana santa

domingo de pascua

Domingo de Pascua con Frases de semana santa. Encuentra las mejores frases de semana santa y de domingo de pascua, o también conocido como domingo de resurrección o domingo de gloria. El Domingo de Resurrección, también llamado Domingo de Pascua o Domingo de Gloria, es una conmemoración de origen cristiano que cierra el Triduo Pascual, también conocido como los tres días santos, en los que se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. El Domingo de Resurrección es una fiesta que celebra el regreso a la vida de Jesús el hijo de Dios. Durante el Domingo de Resurrección, ocurre además el encendido del Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá encendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo. El Domingo de Resurrección o Domingo de Gloria es la fiesta central del cristianismo, en la que se conmemora, de acuerdo con los evangelios canónicos, la resurrección de Jesucristo al tercer día después de haber sido crucificado y que se prolonga durante ocho días, hasta la Octava de Pascua.

Domingo de pascua frases

• Perdonar, escuchar, comprender, compartir, ser solidario, construir la fraternidad, son todos pasos que podemos dar para desearnos felices Pascuas.

• No solo celebramos el paso de la muerte a la vida, también celebramos la posibilidad de recomenzar en todas aquellas cosas en que hayamos fallado, entonces para un buen comienzo: Felices Pascuas.

• Si sientes que te encuentras perdido, debe ser porque no has podido detenerte para escuchar su llamado, aquel llamado que habita en lo más profundo de tu corazón, porque ahí está Jesús.

• Pasar de la muerte a la vida es un gran regalo. Por eso te deseo felices Pascuas para que también puedas dar ese paso que muchas veces parece un salto y la mayoría de las ocasiones solamente es un pasito.

• Hoy es el día perfecto para festejar el amor, pero no un amor cualquiera, sino el amor universal, el amor que Cristo nos enseñó, y nos dejó para amarnos todos los unos a los otros, aquel amor que está en todos lados, y en todas las cosas. Asimismo, un amor que es capaz de ir más allá, pues en ese amor se encuentra Cristo.